Innovación, Ciencia y Tecnología un desafío para Chile

Enviado por: Jaime Soto Muñoz @jaimesotomuoz1

Por demasiado tiempo Chile ha permanecido prácticamente invisible para la comunidad científica internacional, como parte de un paisaje que no llama la atención y no invita a conocer. Tal vez la responsabilidad sea compartida (entre los distintos actores de la innovación, la ciencia y la tecnología), dada la pasividad que se ha tenido para desarrollar estas áreas de manera sistemática y organizada. La preocupación debe ser por crear una cultura científica que asimile la investigación como parte de la formación natural de toda persona, en la que conceptos como emprendimiento e innovación sean naturales.

Recientemente recibimos con entusiasmo, la noticia del anuncio por parte del Gobierno acerca de la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología, iniciativa que debiera dar un impulso concreto al mundo de: las ciencias, la innovación y la tecnología. Hoy resulta imprescindible ocuparse seriamente de esos tres pilares que sustentan el crecimiento de toda nación, dándoles su propio espacio, donde se establezca un diálogo científico, hoy casi inexistente.

En este nuevo escenario, es primordial que exista una real conexión entre el desarrollo científico y las necesidades de la comunidad, de manera que los recursos estén bien invertidos. Y, para ello, debemos trabajar en fortalecer la colaboración y compromiso del sector público y privado, así como también oír a todas las voces expertas que tienen algo que decir en materia de innovación y tecnología. Por ello es vital que las iniciativas impulsadas por el Gobierno sean integrales, reflejadas en un trabajo conjunto con el mundo privado para el desarrollo de la ciencia y la investigación, logrando que dichos resultados sean un verdadero aporte para el bienestar de toda la comunidad nacional.

Chile es uno de los países OCDE que menos recursos destina a Innovación, Desarrollo e Investigación (I+D+I), pero paradojalmente es en Latinoamérica líder en el uso de las Tics, sector que crece por sobre el PIB nacional, desde hace varios años, incluso el 2014 con desaceleración incluida, a modo de ejemplo en el año 2013 sólo un 0,35% del PIB, fue a I+D+I, cifra claramente insuficiente y donde sólo un tercio correspondió a aportes del sector privado y el resto correspondió a iniciativa estatal.

En Chile hoy se debaten importantes reformas, pero al parecer, el tema de I+D+I no se encuentra en el ADN del mundo político, aun cuando su importancia es vital para el futuro de la nación, especialmente cuando estamos en un escenario en el que los commodities están terminando un ciclo favorable.

Lo anterior, no sólo pone urgencia, sino que pasa a ser una necesidad país, el generar iniciativas y políticas público-privadas orientadas al crecimiento y a la generación de una institucionalidad capaz: de coordinar, de apalancar recursos y de crear los planes y proyectos bien fundamentados, que permitan causar impactos positivos en el desarrollo de la innovación la ciencia y la tecnología.

En el caso particular de nuestra profesión, la Ingeniería Civil Industrial, existe un tremendo capital humano que no se ha sabido potenciar, y en la medida que no exista un diálogo entre el trabajo científico, las industrias de tecnología e innovación y el Gobierno, seguiremos perdiendo grandes oportunidades. 

Finalmente, nuestro ejercicio de la profesión debe propender generar contribuciones al desarrollo de la ciencia y la tecnología, reflejados en la Innovación de: diseño, procesos, productos, servicios, modelos de negocio, culturales, sociales, organizacionales. Los cuales deberán aportar al: patentamiento, emprendimiento, desarrollo industrial, investigación aplicada y transferencia tecnológica, entre otros, como contribución al desarrollo y bienestar de nuestro país y su gente.

Jaime Soto Muñoz

Consejero Nacional Rep. Especialidad Industrial

Colegio de Ingenieros de Chile A.G.

Registro N° 27.271

|

Comentarios

Parte de la problemática está relacionada con nuestra cultura. Tenemos muy arraigado el concepto de la sandía calada. Si bien somos buenos adoptando tecnología es habitual escuchar frases como: "Y donde más lo están haciendo". Podríamos decir que somos buenos replicadores y tenemos un gran desafío en movernos hacia espacios de mayor innovación y desarrollo de nuevas tecnologías y de sus aplicaciones.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar