Proceso de Desarrollo Profesional: La Acreditación

En el artículo anterior, dejamos algunas interrogantes planteadas en relación a la etapa de formación en el proceso de desarrollo profesional. Además, esta etapa cuenta con un mecanismo de control permanente en el tiempo y que se ha denominado ACREDITACIÓN.

J_Villeg_Blog.jpg

Ya en su definición aparecen algunas preguntas que nos gustaría dilucidar y responder de manera objetiva, en relación a la “certificación de la calidad de los procesos internos”: ¿Qué procesos?, ¿Cuál es el método aplicado?, ¿Existen estándares de aplicación e indicadores claves para medir su efectividad?

Si nos ponemos en la posición de certificar la calidad de los procesos internos de la Institución Educacional, automáticamente aparece la comparación con las Normas ISO 9001, de aplicación generalizada en las organizaciones que producen bienes y servicios y que establece el modo en el cual una empresa debe trabajar para aportarle calidad a aquello que producen. Esta norma propone estandarizar la actividad del personal, monitorear y medir los procesos, promover la mejora continua y satisfacer las necesidades de los clientes. La certificación la realizan entidades que aplican auditorías a los procesos internos, validando que se realicen sistemáticamente según lo definido, pero no certifica que los productos o resultados sean de nivel superior y/o comparables a otras empresas con similares procesos.

Desde esa perspectiva de calidad, si no tenemos estandarizados los planes de estudio, los contenidos, las técnicas de enseñanza, los medios y recursos para enseñar, la calidad de los profesores, la duración de la carrera en las Instituciones de Formación Profesional, la ACREDITACIÓN no es un aporte de excelencia a la formación profesional. Entendiendo que la excelencia la logramos mediante la efectividad de la educación (perspectiva país que conjuga demanda de profesionales, desarrollo requerido por el país y orientación futura de las carreras), la eficiencia de la formación (proceso de desarrollo profesional presentado en el grafico anterior) y su sustento en el marco productivo y social. Si la formación profesional no está estructurada como un pilar clave para el desarrollo del país, todas las actividades que lo sucedan serán meros elementos de adorno. Sabemos que para avanzar necesariamente debemos mejorar, pero no podemos enmendar rumbo sin tener, indicadores claves que nos permitan navegar  equilibradamente entre la oferta y demanda de profesionales y no generar falsas expectativas en los futuros profesionales.

De qué sirve una acreditación oficial si no transmite confianza a las empresas (clientes) que demandan a los futuros profesionales. Hoy existen  procesos de formación de profesionales “marmicoc” o fast track y de pizarra, acreditados y no acreditados,  cuyos planes de estudios, de uno o más años, se preparan sin tener orientación a las necesidades del mercado y con nombres similares a carreras tradicionales. Particularmente, estamos en una crisis de exceso de producción de profesionales de la Ingeniería que tienen una alta dispersión de formación, inicialmente gatillada por el uso indiscriminado del término “Ingeniero”, cuyo uso se ha generalizado para denominar estudios que distan mucho de su significado y aplicación práctica real. Por ejemplo, se utiliza el nombre Ingeniero industrial que se parece mucho a Ingeniero Civil Industrial y a Ingeniero Civil de Industrias, pero su orientación es la Administración de Empresas; otro ejemplo es el de Ingeniero en Administración, Ingeniero en Geomensura, etc. Claramente, antes de pensar en un proceso de acreditación, debiéramos estandarizar la estructura de nombres de las carreras profesionales, pues no podemos tener títulos profesionales con distinto nombre y el mismo alcance o títulos profesionales con nombres iguales o parecidos y distinto alcance.

La acreditación debiese certificar el conocimiento al término de la formación y, por tanto, debiera recaer sobre las carreras profesionales y con un plazo indefinido. Además, la acreditación debiera tener al menos una Universidad garante de los estudios, de modo que cuando desaparece la Universidad o pierde su acreditación, los alumnos puedan optar a tener el título o finalizar sus estudios en dicha Universidad.

Tan importante como la acreditación y los aspectos que deben acreditarse, es el organismo que tiene la responsabilidad de acreditar las carreras profesionales. Nuestra propuesta considera que existen al menos tres entes que debieran formar parte de cualquier estructura que se defina: Los colegios profesionales, los Consejos de especialidades inter universidades y el Estado. Los Colegios profesionales, como organizaciones garantes de que los profesionales ejerzan su profesión únicamente en las áreas en que son competentes, observando cuidadosamente los principios, leyes y normas de la profesión, los Consejos de Especialidades Inter Universidades, como formadores y conocedores de los requisitos para formar los profesionales y el Estado, como orientador de las políticas de desarrollo del país.

Este organismo Acreditador será el responsable de estructurar el método que se aplicará para acreditar y los Indicadores Claves que permitirán mantener la acreditación en el tiempo.

 

Julio Villegas Carvajal

Ingeniero Civil Industrial

Presidente Consejo Zonal O´Higgins

Colegio de Ingenieros de Chile A.G.

Registro N° 24.364-7 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar